Job crafting cuando hay saturación de trabajo

Beachemprende aprender e innovar en Oropesa del Mar, un evento que ilusiona mientras lo preparas, mientras lo disfrutas y cuando lo valoras.

Ya hace mucho leí y tuve curiosidad por profundizar sobre qué era y en qué consistía el job crafting o lo que es lo mismo “construcción del trabajo”. Un concepto que es relativamente desconocido pero que ya lleva bastantes años implantandose en España.

¿Y qué es? os preguntareis algunos, pues en cierta manera es construir, diseñar el trabajo que quieres, y algunos me direis… ah claro lo dice una que se dedica a lo que quiere y que depende de sí misma, sin jefes que le manden, dirijan u ordenen, y que puede hacer y dedicar su tiempo a lo que le dé la gana, y yo te digo… tienes parte de razón, pero… con algunos matices.

Y me explico: los que emprendemos y somos autónomos, se presupone que lo que hacemos y a los que nos dedicamos nos gusta, incluso nos debería de apasionar, pero hay mucho de lo que hacemos, hay parte de nuestro tiempo, que estamos obligados a llevar a cabo trámites que no nos gustan o incluso que detestamos, porque emprender no son 24 horas happy, divertidas, ilusionantes, satisfactorias, fructíferas y repletas de alegrías… y ser conscientes de ello pero poder sacar el mejor partido a éstos es un importante paso.

Tras meses de trabajo intenso, intensivo, agotador, … aplicar a los momentos y trámites complicados el job crafting ha hecho que pese a que haya cuestiones que no nos gusten, le hemos dado la vuelta a la tortilla y las hemos realizado de la mejor manera posible.

Sacer el máximo partido a la jornada laboral, el mayor rendimiento y productividad, aprender a distribuir nuestro tiempo de forma que nos apetezca más llevar a cabo el siguiente paso, reunión, trámite… deriva en que cuando toque fin la jornada la valoremos de una forma mucho más satisfactoria, porque como bien he comentado al inicio, no todo en el emprendimiento mola, es guay y nos da subidón.

En un día normal de un emprendedor, hay presentaciones de servicios, que molan, hay llamadas fructíferas, que también molan, hay preparación de proyectos que dan subidón, pero también hay llamadas a clientes o proveedores que pueden ser menos apetecibles, por la razón que sea, recibimos respuestas de propuestas negativas, que pueden llegar a desanimarte, trámites de gestión diaria, bancos, facturación, etc que al menos a mí me aburren enormemente, etc.. pero distribuirlas y gestionarlas de forma que se compaginen con cuestiones más apetecibles, ilusionantes, o que pueden derivar en buenas noticias da como resultado tener días agotadores pero ilusionantes.

Y quiero añadir una cosa, los que emprendemos no tenemos un jefe, pero sí tenemos clientes, y cada uno de esos clientes nos exige, nos reclama, nos demanda, nos llama, nos pide… por lo que debemos de ser resolutivos y serviciales con todos ellos, para no solo no perderlos sino para que, aún vayan a más, estén satisfechos, nos referencien y sumemos de nuevos y ese es el reto.

Anuncios

Acerca de Carolina San Miguel

Superadora de fracasos. Consultora y formadora en marca personal, comunicación, emprendimiento y gestión de eventos.
Esta entrada fue publicada en CAROLINA SAN MIGUEL MAS, EMPRENDEDURISMO, FORMACIÓN, MARCA PERSONAL. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s