Barreras del liderazgo femenino

liderazgo femenino carolina san miguelEn el encuentro que organizó el pasado viernes el Colegio Oficial de Psicólogos de la Comunidad Valenciana con Ofelia Santiago además de la esencia y características del liderazgo femenino también se habló de las barreras que nos encontramos, que estarás de acuerdo conmigo, que no son pocas.

Por un lado falta de modelos a imitar, a lo largo de la historia no encontramos grandes referentes de mujeres líderes, esa es la verdad, y en la actualidad se pueden contar con los dedos de una mano. Posiblemente si nos preguntasen por mujeres líderes en este momento nos venga a la cabeza Angela Merkel o al menos en mi caso enseguida pienso en Margaret Thatcher. Y ambas ¿en qué se caracterizan? pues entre otras cosas en ser mujeres de carácter y bastante autoritarias, que no es en absoluto criticable, pero son dos líderes que se asemejan al liderazgo más tradicional, al liderazgo de los hombres.

La desigualdad salarial es otro handicap a superar por las mujeres, sinceramente no lo he entendido nunca, no entiendo porque un director de área tiene que cobrar una media de un 30% más que una mujer que también lo es ¿Por qué? ¿Porque son sensibles, tienen la regla, pueden tener hijos y coger la baja, sus hijos se ponen enfermos y han de irse corriendo a buscarlos al colegio, son más sensibles… por qué? Cuando he compartido jornadas laborales con hombres y mujeres, y eso han sido muchos años, no he visto prácticamente ninguna diferencia en su dedicación, trabajo y esfuerzo, al contrario, en momentos de incertidumbre en la empresa, en situaciones de crisis en la empresa he sido testigo de cómo las mujeres nos hemos enfrentado mucho mejor a las situaciones que los hombres, en situaciones de confort todo es estupendo y maravilloso, pero en los malos momentos es ahí dónde se puede ver quién y cómo se enfrenta con valentía a los problemas.

También encontramos la discriminación, que tal y como comentó Ofelia Santiago, con humildad y excelencia se puede resolver. Por una parte humildad a la hora de trabajar, de esforzarse, de respetar el trabajo del equipo y por otra la excelencia que demuestre tener algo que destaque frente al resto, una diferenciación en el trabajo, en la actitud en el día a día frente a cada responsabilidad a la que nos vamos enfrentando. Yo creo, que cada vez esa discriminación va en detrimento, porque día tras día las mujeres estamos demostrando que podemos no resolver problemas, sino superar retos, no llorar cuando surgen imprevistos, sino esforzarnos y luchar para superarlos, no amedrentarnos frente a las exigencias, al contrario. Pero no quiero parecer idealista en absoluto, caraduras y machistas los hay y los seguirá habiendo, como empleados y empleadas vagos, mala gente, profesionales pesimistas y poco resolutivos, pero ante eso, debemos darle la vuelta con nuestro liderazgo, actitud y ganas de sacar los proyectos adelante.

Sensación de aislamiento, es similar a la discriminación, y puede darse en equipos de trabajo donde prevalece el machismo, pero, habrá que sacar nuestro máximo potencial e ir superando los escollos, no podemos amedrentarnos y acomodarnos, porque lo que conseguirán es dejarnos aisladas pero en una situación “de confort” incómoda pero que no cree problemas, y eso a una mujer con capacidad de liderazgo la estanca para no seguir creciendo.

Estereotipos, esta barrera en muchas ocasiones nos las ponemos nosotras mismas, y es fácil poner ejemplos, encontramos mujeres directoras de marketing, directoras de RRHH, directoras de comunicación, pero es más difícil encontrarnos con mujeres directoras de producción, directoras de compras, directoras financieras, ¿Por qué? Posiblemente porque entre nuestras características intrínsecas se encuentras la facilidad para relacionarnos, para adaptarnos a los cambios y somos más creativas y enfocamos nuestras metas y superaciones hacia esas variables más emocionales que hacia las pragmáticas. ¿Será cuestión de tiempo y de enfoque que las cosas cambien? Veremos.

Sensación de tener que demostrar más, queremos demostrar continuamente que somos perfectas e infalibles. Ésta es una realidad que sinceramente, creo que costará mucho superar, porque en cierta manera forma parte de nuestro ADN, examinarnos continuamente, involucrarnos en todo lo que afecta y sucede a nuestro alrededor, para ayudar, arreglarlo, aconsejar, animar, etc, y al mismo tiempo trabajar, “ser madres”, amas de casa, comprar, salir, etc. Somos multiservicio en el mejor de los sentidos y queremos ser las mejores en todo, y eso, creo que ni Dios lo pudo conseguir, pero…. no podemos evitarlo ¿O sí? será cuestión de tiempo y de generaciones.

Y por último los techos de cristal, en la jornada se vieron ejemplos de mujeres que sí lo percibían y mujeres que no, dependiendo de sus áreas de trabajo, sorprendía cómo algunas afirmaban rotundamente que no y otras al contrario, e imagino que por sus experiencias todas ellas tendrán razón.

Y a pesar de todo ello como dijo Alicia Kaufmann “Las mujeres están en condiciones de revolucionar el mundo”

Anuncios

Acerca de Carolina San Miguel

Superadora de fracasos. Consultora y formadora en marca personal, comunicación, emprendimiento y gestión de eventos.
Esta entrada fue publicada en EMPRENDEDURISMO, EVENTOS, FORMACIÓN y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s